Donation Paypal Button

lunes, 28 de diciembre de 2009

La sexualidad sana

El sexo despierta, probablemente, más interés y, al mismo tiempo, más confusión que cualquier otro aspecto de la vida humana. Hemos abordado abiertamente el tema de la sexualidad en este blog desde el punto de vista de los trastornos sexuales y hemos visto desde nuestra perspectiva psicologica como conocer mejor la sexualidad de nuestros jóvenes. En esta ocasión vamos a abordar el sexo con MAYÚSCULAS.

 La sexualidad la define la Organización Mundial de la Salud (OMS) como: "Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales."
La OMS orienta también la necesidad de atender y educar la sexualidad humana. Para esto es de suma importancia, reconocer los derechos sexuales:
  • El derecho a la libertad sexual.
    El derecho a la autonomía, integridad y seguridad sexuales del cuerpo.
    El derecho a la privacidad sexual.
    El derecho a la equidad sexual.
    El derecho al placer sexual.
  • El derecho a la expresión sexual emocional.
    El derecho a la libre asociación sexual.
  • El derecho a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables.
    El derecho a información basada en el conocimiento científico.
    El derecho a la educación sexual integral.
  • El derecho al atención de la salud sexual.
    En la medida que estos Derechos sean reconocidos, ejercidos y respetados, tendremos sociedades más sanas sexualmente.
Como se desarrolla la conducta sexual 
Hay cuatro características de la persona que se relacionan entre sí y como producto de esa mezcla surge la sexualidad en el ser humano. Son:
  • El erotismo es la capacidad de sentir placer a través de la respuesta sexual, es decir a través del deseo sexual, la excitación sexual y el orgasmo.
     
    La vinculación afectiva es la capacidad de desarrollar y establecer relaciones interpersonales significativas.
  • La reproductividad es más que la capacidad de tener hijos y criarlos, incluye efectivamente los sentimientos de maternidad y paternidad, las actitudes de paternaje y maternaje, además de las actitudes favorecedoras del desarrollo y educación de otros seres.
  •  
  • El sexo desarrollado (con el fenotipo y genotipo condicionando la conducta sexual), comprende el grado en que se vivencia la pertenencia a una de las categorías de género (femenino o masculino).
     
  • Es de suma importancia en la construcción de la identidad, parte de la estructura sexual. Cuando interactúan el erotismo (la capacidad de sentir deseo, excitación, orgasmo y placer), la vinculación afectiva (la capacidad de sentir, amar o enamorarse) y el género (lo que nos hace hombres o mujeres, masculinos o femeninos) obtenemos alguna de las orientaciones sexuales a saber: la bisexualidad, la heterosexualidad y la homosexualidad.
     
Concepto de sexualidad
Es la capacidad de expresar sentimientos y emociones profundas como el amor que enriquece el espíritu y condiciona muchos aspectos del comportamiento afectivo del individuo.
La función sexual no es otra cosa que la integración armónica del sexo (netamente biológico) con la sexualidad (que se manifiesta mediante la actitud psicológica frente al sexo e implica, al mismo tiempo, la expresión de sentimientos).
Mientras la sexualidad se limita fundamentalmente a los órganos genitales y a las zonas erógenas del cuerpo y tiene un carácter más fisiologico y químico, es una respuesta instintiva y tiende a la repetición, la sensualidad abre una amplia gama de posibilidades que "junto con el despertar de la imaginación" logra innovadores efectos en quienes saben cómo utilizarla.
La sensualidad, lejos de ser un instinto, es algo que se aprende, la mayoría de las veces, por imitación, o compartiendo con la pareja información y sensaciones asociadas (la inteligencia emocional es un buen companera de viaje para cultivarla). Pero, para poder ser sensual necesitas estar en armonía con tu interior, tener confianza en ti misma/o y sentirte bien con tu forma de ser. La sensualidad es una postura ante la vida es una forma de relacionarnos con los demás en todos los aspectos, no necesariamente buscando un encuentro sexual. Lo interesante es que cualquier persona puede ser sensual si se lo propone, lo único que necesita es tener su autoestima alta y saber expresarse a través de los sentidos de manera asertiva. Con estas dos herramientas provocarás reacciones en las personas que te rodean. Y los beneficios son muchos: desde el gusto que puedan sentir las personas cuando están a tu lado, hasta la satisfacción de sentirte deseada/o por el simple hecho de saber cómo mirar o tocar a tu pareja.

La monotonía, la principal enemiga
La sensualidad debe estar estrechamente ligada a la sexualidad cuando de vida en pareja se trata. Algunas parejas sienten que la cotidianidad de la vida en pareja mata la magia de las relaciones sexuales: las necesidades de los hijos/as y su atención, las exigencias del trabajo y el estrés diario, las preocupaciones económicas, la rutina de la vida diaria, el cansancio...son algunas de las razones que siempre son aducidas por las parejas; pero los verdaderos culpables de dejar que la chispa se extinga son las personas que llevan esa relación. No cabe duda de que con la vida en pareja, con el paso del tiempo cambia la relación sexual. Hay una evolución natural. Es posible que se convierta en algo monótono, pero precisamente por eso se debe prestar especial atención a la estimulación de la sensualidad para, a partir de ahí, recuperar la sexualidad. La sensualidad tiende a la innovación, despierta la curiosidad y la imaginación debido a que no es tan limitativa como la sexualidad. De hecho hay varios estudios que se atreven a promosticar la duración de la pasión como un componente evolutivo de la relación sexual.
Después de una larga convivencia, o incluso tras los dos o tres primeros años de relación, la vida sexual cambia ligeramente para la gran mayoría, y significativamente para algunos. Es verdad, que otros apenas notan diferencias, pero lo más frecuente es que el deseo sexual baje considerablemente para ambos, y la rutina de la cotidianeidad conduzca a una merma de la pasión, los cuerpos se habitúen y las mentes se acomoden en el sillón de la apatía sexual. Helen Fisher una antropóloga norteamericana tras entrevistar a 800 personas que habían vivido un amor pasional constató que el 80% de ellas afirmaba haber sentido una pasión con fecha de caducidad, pues ésta desaparecía entre los 1 y 3 años. Si unimos a estos datos los de una encuesta de la Universidad de Cornell, (Nueva York) que señalaba cómo cinco mil personas entrevistadas de 37 culturas diferentes coincidían en que la pasión duraba entre 18 y 30 meses, empezamos a sospechar que después de ese tiempo las parejas que siguen juntas deben sustentarse en otros pilares más fuertes que dicho sentimiento tan efímeros.
Fisher concluyó que lo natural es pasar del amor pasional al amor íntimo y maduro entre los dos y 4 años después de haberse unido, tiempo aproximado en el que estos neurotransmisores (dopamina, noreprinefina y serotonina)  se mantienen en determinadas cantidades en el cerebro. Después, el amor y la confianza pueden ampliar la relación de pareja una o dos décadas más.
En este sentido pudiera parecer que las parejas que llevan 20 o 30 años juntos y que dan muestras de casi adolescentes enamorados son cosa de magia o una especie en extinción.Pero la realidad es que “no han hecho nada que no sea cuidar el amor, la pasión y la ternura año tras año, sin pretender que las cosas se mantuvieran por sí mismas”. Es decir, han sido mucho más activos a la hora de regalar detalles de amor al compañero, porque en el fondo se envejece como se ha sido y las relaciones sexuales en la madurez son un reflejo de cómo hayan sido en las etapas anteriores. Lo que no se utiliza se atrofia, lo que no se riega se seca, y lo que no se renueva pierde vigencia. En la sexualidad esta es una máxima muy importante.
Nunca es tarde para reenamorarse, para redescubrir los motivos que nos hicieron fijarnos en nuestro compañer@, para volver a admirar al otro como si de la vez primera se tratara, para volver a sorprendernos gratamente con las cualidades de esa persona que nos acompaña en la cotidianeidad de nuestras vidas. Para vivir con otros alicientes la pasión por el sexo.
Es una cuestión de actitud. No podemos dar por sentado que la relación de pareja es una cosa finita y conclusa  Más bien amar y las relaciones sexuales serían como una investigación permanente del otro y de uno mismo, en la que cada día hay aspectos nuevos que pueden sumarse a los anteriores para confirmar la elección. Un continuo aprendizaje de dos personas que comparten, disfrutan y sí, hacen el esfuerzo por aderezar su relación con sal y pimienta cuando hace falta, sin resignarse pasivamente. Cualquier pequeño cambio, detalle de atención, expresión de afecto o juegos para despertar los sentidos y el erotismo pueden renovar el deseo y la pasión de aquellos que ya se conocen tanto (por dentro y por fuera).


 Diferencias entre hombre y mujer
Un estereotipo tradicional en nuestra cultura es que la sexualidad femenina y la masculina son muy diferentes. Se dice que las mujeres carecen de interés por el sexo y tardan más en excitarse. En cambio, se supone que los hombres están permanentemente excitados. ¿Qué pruebas científicas existen sobre las diferencias de género con respecto a la sexualidad? Hay pruebas de diferencias en dos áreas: la estabilidad del orgasmo y la masturbación. En otras dos áreas, las pruebas son más confusas: el deseo de la práctica
También algunas personas suelen atribuirle la sensualidad a la mujer (más refinada y relacionada con los sentimientos) y la sexualidad al hombre (más relacionada con los instintos y con lo físico). Pero, la verdad es que ambos tienen una porción de cada una en su personalidad, tal como los dos comparten lo masculino y lo femenino en su ser. La combinación perfecta incluye sensualidad y sexualidad por igual, un lado sensible y dulce con un aspecto práctico y directo. De hecho, si la relación carece del aspecto sensual, pronto se llega a la monotonía y al consecuente aburrimiento. Una mirada sugestiva, un suspirar al oído o una caricia en el lugar adecuado pueden decir más que mil palabras. Y, lo más importante, de esto es que conlleva la magia de iniciar un juego inagotable que invita a explorar las posibilidades de los cinco sentidos, sin limitarse específicamente al acto sexual.
La Dra. Helen Fisher habla de ello a continuación. les recomiendo este video que aclara muchos de estos estereotipos:

¿Cómo mejorar tu vida sexual?

Lo fundamental de todo ello es que la sexualidad está relacionada con la comunicación. Es una forma extraordinaria de comunicarnos. Por ello el dialogo y nuestro lenguaje no verbal, nuestro lenguaje corporal es clave. También la forma en que nos comunicamos.
  1. En primer lugar: Libérate de ataduras. Está claro que no hay malos amantes, sino que no se han dado el tiempo para disfrutarlo en plenitud. Por ello, el primer consejo para disfrutar el sexo sano, es abrir la mente y darse el gusto de probar. No decir “no” apresuradamente, sino que aprovechar siempre de ensayar un algo nuevo.
  2. Aprende siempre más. “No tiene que ponerse el rótulo de ‘inexperta/o’ ya que eso va a limitar su acción, y de hecho se comportará como tal. Lo básico es entonces la capacidad para aprender y enriquecerse, rescatando de cada encuentro y experiencia siempre algo positivo”. En ese contexto, no te avergüences de indagar más acerca de la sexualidad, de leer al respecto, de mirar aquellos lugares más ocultos de ti, de sentirte… En cada uno de esos pasos enriquecerás tu propia sexualidad y tus relaciones serán mucho mejor, porque además verás derribar varios mitos que han bloqueado comportamiento sexual y su conocimiento por siglos y que muchas personas siguen creyendo.
  3. Exígelo como un derecho. Porque lo es… Si ves el sexo empañado de culpas, vergüenzas o inhibiciones, bloquearás las sensaciones y la respuesta sexual. Debemos darnos permiso para gozar, tanto en soledad como en pareja. Si nuestra educación no ha sido favorable en ese sentido, si nuestros padres no nos han fomentado la disposición al placer, entonces será nuestra tarea convencernos de que nos merecemos esos momentos de disfrute haciendo lo que nuestro cuerpo y nuestra mente nos pidan. Es un derecho ya reconocido hace años por la OMS.
  4.  
  5. Escucha a tus amigas y aprende de sus experiencias. Escuchar las historias de tus amigas puede ayudar a abrirte la mente y a conocer otros puntos de vista de la sexualidad. La idea es ver estas historias como referencias, pero con ciertas precauciones, ya que nunca debemos tomar todos estos datos y llevarlos directamente a la acción. Previamente es importante hacernos concientes de lo que realmente deseamos explorar o poner en práctica, para luego elegir qué técnica o sugerencia vamos a implementar y de qué manera lo haremos.
  6.  
  7. Pon atención a la expresión corporal de tu pareja. Según muchos especialistas en la materia “Nos podemos convertir en expertos siendo bien concientes de nuestras reacciones a los diferentes juegos sexuales para poder orientar mejor a quien nos acompaña. De la misma manera observaremos sus respuestas, como gestos de placer y reacciones corporales, para continuar o suspender un determinado tipo de estimulación”. La comunicación en la pareja juega aqui un aspecto esencial.
  8. Saca el máximo partido a tu sexualidad: Para ser un/a buen/a amante con tu pareja es necesario también parecerlo. Por ello, saca el máximo de provecho de tus encantos y acentúa todos aquellos puntos fuertes de tu personalidad y físico. Cada detalle aumentará la pasión en tu compañero/a.
  9.  
  10. Deja de lado la timidez y toma la iniciativa pensando en tu pareja y en sus gustos . Sorprende a tu pareja y alimenta el deseo de forma permanente.

Consejos para una vida sexual sana
Se habla mucho acerca de técnicas para disfrutar más las relaciones sexuales. Cada pareja sabe qué cosas le dan resultado, y con el tiempo van conociéndose y aprendiendo las cosas que le gustan al otro. Sin ánimo de que sirvan como guía, a continuación encontrará una serie de consejos -a modo de decálogo- que pueden serles útiles siempre y cuando lo adpaten a la realidad de su pareja y/o relación:
1. Mejor Preámbulo
¿Sientes que tu pareja acelera o se saltea la parte más excitante de hacer el amor? Tal vez necesita ayuda para relajarse. Pídele que se eche y se quede quieto mientras tú lo acaricias y besas durante media hora, aproximadamente. Que él no te haga nada a ti mientras tanto. Quienes no pasan esta prueba normalmente se aceleran o se saltean el preámbulo de la relación sexual, y esto hace que su vida sexual sea menos satisfactoria. Afortunadamente para tu pareja, este test es la terapia que necesita. Hazlo hasta que pase la prueba.
2. Mejor Intimidad
Para que un hombre o una mujer logre orgasmos impresionantes, no sólo necesita la ayuda de su pareja sino que los dos necesitan confianza y cariño. Para reforzar ese sentimiento, guarden un tiempo para demostrarse el cariño y afecto que tienen por su pareja: Siéntate de espaldas a la pared, y que tu pareja se eche, apoyando su cabeza sobre tus piernas y abrázala cariñosamente. Sientan el cariño del otro. Sientan latir sus corazones. Luego intercambien lugares y repitan este momento. Pueden hacer esto vestidos o desnudos, antes de hacer el amor o en cualquier momento.
3. Mejores Besos
Los labios son muy sensibles, es más, son la única parte del cuerpo que tiene más nervios y más sensibilidad que el clítoris. Prueben variar sus besos.
4. Insertar Sexo Matutino
Se está menos cansado y se pueden ofrecer más posibilidades ya que el cansancio de la noche anterior puede mermar la capacidad.
5. Utilizar Juguetes Sexuales
6. Saber utilizar mejor los "Puntos" sensuales:
Todos saben acerca del clítoris; incluso sobre el Punto G. Pero un punto de placer que puede que ninguno de los dos conozcan es el cuello uterino o cervix, que es la entrada al útero y además es un órgano rico en terminaciones nerviosas altamente sensibles.
7. Mejor Orgasmo
Para disfrutar del sexo más intenso y satisfactorio, enfoquen su atención en su propio placer. Aquellas personas que experimentan el mayor placer sexual y los orgasmos más frecuentes son las que tienen menos distracciones durante el sexo. Esto significa que se concentraron en su excitación y placer mientras hacían el amor.
8. Mejor Estimulación Olfativa
 La sexualidad está estrechamente vinculada con su olfato. Hagan juegos con ello, con sus recuerdos...
9. Mejor Sincronización
Durante los cinco días posteriores al final del periodo, por lo general los orgasmos de una mujer pueden ser más frecuentes y placenteros que en cualquier otro momento del mes. Muchas mujeres sostienen que cuando mejor se sienten es en esta época, es entonces cuando son más sensibles.
10. Mejor Comunicación
Es la clave de todo. Compartan sus fantasias, sus deseos, lo que les gusta y lo que no. Recuerden, la mejor manera de obtener algo, es pidiéndolo. Por lo general, las parejas que declaran tener las mejores relaciones sexuales, son las que tienen muy buena comunicación, dentro y fuera del "dormitorio".


Haznos llegar tus reflexiones, tus experiencias, tus dificultades.... tus aportaciones ayudan a mucha gente que lee y participa en este blog. Déjanos tu comentario.   

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola! Primero enhora buena por le blog! Y segundo, 3 olés por esta entrada. Tod@s queremos disfrutar de la sexualidad y es importante conocer determinados aspectos. Aspectos q si no es por estos documentos nunca nos enseñan..
Yo querria que me aconsejaraís acerca de la comunicación despues del acto ya que me parece importante y nosé muy bien como hacerlo, enfocarlo, de qué hablar...
Gracias.
Un saludo.

juegos de estrategia dijo...

como me dijo una amiga, ya mayor, "las mujeres dan sexo para recibir cariño"

Luna dijo...

Buenas,
enhorabuea por los artículos de sexualidad sana,son muy buenos y estoy mucho acorde con ellos.
Quería comentar una preocupacion actual que tengo,mi pareja es una mujer al igual que yo...las dos somos homosexuales.llevamos juntas unos 2 años. Mi preocupación es que a nivel sexual yo soy más activa, ella es como si lo necesitara menos veces y menos cantidad.El tema es que para mi es fundamental porque es el momento en el que me siento más unida a ella y bueno entiendo que siempre a tod@s no nos apetece pero el problema es que yo me siento mal porque me siento rechazada,siento que no me desea como me gustaría,hemos intentado resolver esto por muchos medios pero no ha resultado.Parte de el problema es que al ser ella de otra cultura (sudamerica) ha tenido dificultaf con el tema de la orientacion porque no se acepta bien,eso entorpece la comunicacion por lo cual afecta a la cama...Escribo aqui porque realmente estoy preocupada,ella se está trabajando con una profesional el tema de la aceptación etc pero me preocupa porque me seinto frustrada porque normalmente nunca tenemos relaciones de lunes a viernes porque ella dice que esta cansada del trbajo o no le apetece...he hablado mucho esto con ella y siempre acaba en discusión y pelea,porque yo le digo como me siento y ella dice que no es por nada,es que está cansada,que no le apetece y no es que no le guste que es eso..y ahi queda en discusion.Mientras ella se lo mira estamos preparando nuestra boda..y yo esperando qa que ella se sienta bien del todo con ella porque pienso eso le esta afectando pero yo sigo sintiendome mal y preocupada por esta situacion que hace mucho tiempo ya que pasa.Yo me considero una persona atractiva y guapa y bueno no me gusta decir este tipo de cosas porque suena pdante pero porque alguna vez cuadno me he sentido que no le gusto...que hasta ahora ninguna chica me había rechazado y bueno creo que es importante gustarle a tu pareja por eso o digo.Yo tengo necesidad tanto de compartir con ella mi necesidad y sexualidad y ella parece que menos o lo evita y no se porque...estoy preocupada porque yo se que el resto de mi vida no podría estar así...No se como arreglarlo o ayudarla y como no sentirme como me siento.Gracias por leerme.Saludos a todos/as