Donation Paypal Button

domingo, 20 de agosto de 2017

Violencia de Género y Maltrato: Consecuencias psicológicas para niños y niñas

Es dificil sustraerse a una realidad apabullante que cada vez más nos sacude en todo el mundo. La llamada "violencia de género". Dia a dia hay casos que nos golpean y nos sirven alguna noticia que remueven los cimientos de la vida social de todos los paises. Desde los más desarrollados hasta los llamados subdesarrollados, aunque no salgan a la luz . El efecto "punta de iceberg" de este fenómeno también se manifiesta en la visualización de los casos, y en todas las clases sociales. 
A propósito de este tema ha saltado a la actualidad el caso de Juana Rivas  . Se ha convertido en un caso paradigmático y un símbolo del maltrato, de la violencia de género y del maltrato administrativo que una serie de procedimientos vienen a sepultar como con una losa pesada encima cualquier posibilidad de rehabilitación o recuperación de sus protagonistas.  Juana Rivas ya tendrá siempre plomo en las alas para ejercer su libertad. La clave es si sus hijos van a poder levantar el vuelo y salir del nido donde las agresiones, las mentiras, las manipulaciones y las diversas formas de violencia anidan por doquier. Las victimas ya lo serán para siempre.  Hay dos artículos a favor y en contra de lo que ha hecho , que hacen ver claramente las dificultades que esperan en un proceso como este.  
Pero más alla de este caso las consecuencias psicologicas de la violencia domética  van mucho más allá de lo que la gente cree. La concienciación que se adquiere en el momento que se conmsuma un asesinato no debe dejar ver la sintomatología que se produce a lo largo de un proceso que suele ser de larga duración. Por supuesto en el caso de la mujer que las sufre y en los niños que las viven producen un daño ya irreparable, o en el caso de serlo con un apoyo psicologico muy intenso y duradero. 


La violencia familiar según la ONU se define como un comportamiento consciente e intencional que, por acción o inhibición, causa a otro miembro de la familia un daño físico, psíquico, jurídico, económico, social, moral, sexual o personal en general. La violencia de género se refiere al maltrato físico, psíquico o sexual que reciben mujeres, por el hecho de serlo, por parte de hombres con quienes han vivido o siguen viviendo una relación íntima y por ser consideradas por los agresores como carentes de capacidad de decisión y de libertad. Se convierte en un asunto de relevancia pública y no privada.
El maltrato infantil se puede definir en este contexto  como cualquier acto por acción, omisión o trato negligente, de carácter no accidental, realizado por individuos, por instituciones o por la sociedad en su conjunto, y todos los efectos derivados de estos actos o de su ausencia que priven a los niños de su libertad o de sus derechos correspondientes y/o que dificulten su óptimo desarrollo. 
No es necesario que los niños sean directamente las victimas de la violencia, el "simple" hecho de contemplarla les hace vivirla , meterse en ella. de hecho en su vida futura creen que la violencia forma parte de las relaciones de pareja y de la comunicación.  de hecho como vivien la violencia en el proceso de maduración y desarrollo toman la misma como modelo e interiorizan los roles de maltratador o maltratada y los reproducen en su edad adulta.
 
-->
Está cada vez más claro que los niños no son víctimas sólo porque sean testigos de la violencia entre sus padres sino porque “viven en la violencia”. Son víctimas de la violencia psicológica, a veces también física, y que crecen creyendo que la violencia es una pauta de relación normal entre adultos (Save the Children).
El tiempo:  un enemigo de las víctimas 
Muchísimos estudios prueban que los hijos, sean víctimas directas o indirectas, padecen enormes consecuencias negativas, tanto para su desarrollo físico como psicológico, tanto efectos a corto como a largo plazo, afectando a sus emociones, pensamientos, valores, comportamiento, rendimiento escolar y adaptación social. Manifiestan conductas externas: agresivas, antisociales, desafiantes, etc., e internalizadas: inhibición, miedo, baja autoestima, ansiedad, depresión, síntomas somáticos, etc. 
El tiempo y la exposición a las circustancias alrededor del caso empeoran la situación 
Los daños no son gratuitos. A veces hacer un caso público y convertirlo en un "caso estrella" tiene unas consecuencias también imprevisibles para los hijos e hijas. Estar siendo sujetos de portadas, de telediarios, los convierte a veces en rehenes dno sólo de los padres/madres, sino también de los abogados, fiscales, jueces, opinadores... y acaban siendo más dañados aún por ello. No basta sólo con la imprescindible ocultación de su imagen en fotos y videos, sino también al necesario equilibrio del anonimato de los niños , que deben estar en una burbuja, casi imposible. Sacar del campo de batalla a los niños durante la disputa puede ser una buena solución. Hay que tratar el tema con sumo cuidado. La notoriedad del caso (ver la opinión) obliga a tener una hoja de ruta para los hijos , que sea un plan protector (no institucionalizador) que garantice el que haya el menor daño posible. 
No se trata de institucionalizarlos, entiendalo bien, todo lo contrario. Una institucionalización d elos niños puede ser aún más perjudicial, introduciendo algunas de las ya obsoletas figuras legales de protección de los menores. La protección conllevaría un lugar para vivir distinto, alejados del ruido y presiones, aunque con un "calor emocional" que ayudara a pasar un periodo de transición hasta que las aguas bajen claras y no corran más riesgos innecesarios. Los legisladores deben ir estudiando otras formas de protección a través de figuras familiares relevantes, voluntarios, etc. que de forma ágil permitan proteger a los mismos de una forma eficaz y sin producir efectos secundarios más indeseables que algunos sintomas consecuencias del maltrato, como aveces ocurre con la institucionalización.    

Efectos en los niños, víctimas o testigos, de la violencia de género
Siguiendo el portal psicología cientifica las alteraciones detectadas en los niños y las niñas afectan diferentes áreas: física, emocional, cognitiva, conductual y social (Wolak, 1998):
Problemas físicos:
– Retraso en el crecimiento
– Dificultad o problemas en el sueño y en la alimentación
– Regresiones
– Menos habilidades motoras
– Síntomas psicosomáticos (eczemas, asma, etc.)
– Inapetencia, anorexia
Problemas emocionales:
– Ansiedad
– Ira
– Depresión
– Aislamiento
– Baja autoestima
– Estrés post-traumático
Problemas cognitivos:
– Retraso en el lenguaje
– Retraso del desarrollo
– Retraso escolar (rendimiento)
Problemas de conducta:
– Agresión
– Crueldad con animales
– Rabietas
– Desinhibiciones
– Inmadurez
– Novillos
– Delincuencia
– Déficit de atención-hiperactividad
– Toxodependencias
Problemas sociales:
– Escasas habilidades sociales
– Introspección o retraimiento
– Rechazo
– Falta de empatía/Agresividad/Conducta desafiante


Si conoces algún caso o tienes algún problema de este tipo no dudes en contactar con nosotros . Cuentanos tu caso. Con absoluta confidencialidad te atenderemos . Escribenos a JdGranada@hotmail.com o a ayuda-psicologica@gmail.com   . Muchas gracias.