Donation Paypal Button

jueves, 6 de enero de 2011

Las compras compulsivas en la Navidad


Rebajas, Rebajs, Rebajas....
Un portectaje nada desdeñable de la población europea y de la población de los países más desarrollados no puede evitar acercarse a un comercio para comprar.
El consumo se dispara en esta época del año bajo la certeza de que el esfuerzo merecerá la pena y las rebajas aliviarán la cuesta de enero. Sin embargo, no se suelen tener en cuenta las consecuencias no sólo económicas, sino psicológicas que provoca el sentimiento de frustración por no poder comprar aquello que tanto se desea. Los psicólogos recomendamos autoreflexión y controlar los impulsos en momentos decisivos como la Navidad y las rebajas.
Compra compulsiva

A través de anuncios, ofertas y promociones, a través de la publicidad se llegan a crear determinadas necesidades en el consumidor bajo la premisa de que lo material da la felicidad. Es así como la compra compulsiva irrumpe en navidad y favorece la adquisición de productos u objetos que, en muchos casos, apenas unos meses después acabarán en el fondo del armario o en el cubo de la basura. En este sentido en Navidad, el deseo de comprar se desencadena porque una parte de las fiestas está enfocada desde el punto de vista del consumo, lo que lleva a realizar compras innecesarias que de otra forma no se harían.
El problema es que los gastos no acaban en diciembre. Tras unos días de dispendios considerables llegan las rebajas, que se intentan aprovechar para compensar los gastos navideños. Las compras en esta época sí que suponen un comportamiento totalmente compulsivo que tiene que ver con compras innecesarias, porque pensamos que vamos a ahorrar. Se adquiere bajo la trampa de pensar que va a resultar muy bonito y barato.
Los expertos aseguran que esta tendencia está también relacionada con la propia inseguridad del consumidor, en ocasiones dominado por el afán de convertirse en el más guapo o el mejor vestido, a la vez que se esfuerza por demostrar su poder adquisitivo o mantener su posición en el círculo de amigos. En una sociedad donde se realza tanto la estética, se considera imprescindible ser el "más guapo".
Los publicistas se defienden y rechazan las críticas. Argumentan que su trabajo está dirigido a hacer más cómoda la vida del consumidor, quien a veces necesita que le “recuerden” las ventajas de determinadas compras. “Marketing no es sinónimo de engaño, sino una disciplina con la que se pretende fomentar el consumo y crear atracción sobre el producto”, dicen los expertos.
Consecuencias
Además de llenar nuestros armarios con compras innnecasarias y vaciar el monedero, las compras compulsivas acarrean otra serie de consecuencias para las que no siempre estamos preparados. Así, el no poder regalar a familiares y amigos lo que desean puede suponer para el individuo un motivo de tristeza tan importante que no es difícil que pronto aparezca un gran sentimiento de frustración.
Los psicólogos advertimos de que esta circunstancia afecta sobre todo a las personas más vulnerables y con una situación económica modesta, para los que ocupar y mantener un buen estatus social es fundamental. Se trata de quienes se rigen por el refrán ‘tanto tienes, tanto vales’, y que ven las compras como una señal de identidad porque creen que son lo que compran. Si lo que compran no les coloca en la posición que persiguen puede aparecer un estado de frustración. Son las compras compulsivas las que pueden llevar a esa situación, no lo contrario: el no comprar alienta el deseo de hacerlo, pero no llega a frustrar. Ese sentimiento aparece más bien cuando las compras no cubren las expectativas.
En el caso de los niños, el problema es aún mayor cuando el pequeño se convierte en el único de sus compañeros que no viste una determinada marca o que no tiene el último disco de su cantante preferido. Es entonces cuando se crean muchos sentimientos de frustración individual y se enseña, desde edades muy tempranas, a seguir una tendencia consumista. Los niños no quieren unas zapatillas que no sean de marca porque todos sus compañeros las tienen de marca.
Según un informe publicado por el Worldwatch Institute bajo el epígrafe “La situación del mundo 2004”, el impulso consumista se genera para dar respuesta a una necesidad ante un estímulo constante, lo que supone que buena parte de los gastos no están justificados, sino que, en realidad, contribuyen a crear problemas como la obesidad o el endeudamiento. Se deberían fomentar más valores como la amistad.
Controlar los impulsos

Por lo general, las mujeres tienen más tendencia a gastar que los hombres, aunque la necesidad de controlar los impulsos consumistas resulta imprescindible en ambos casos. Y es que el marketing y la publicidad suelen ser creadores de tendencias a las que se suman una gran mayoría que no distingue entre sexos.
Por ello la autorreflexión constituye, según estos expertos, el primer paso para encontrar salida a una situación que, si no se remedia desde el principio, puede convertirse en una enfermedad patológica que ya afecta casi al 5% de la población y a partir de la cual el individuo no puede evitar acercarse a un comercio para comprar. Es un impulso irrefrenable.

Aprender a gastar con sensatezAdemás del control de los propios impulsos, hay otras medidas cuya puesta en práctica puede reducir el uso de la tarjeta de crédito. Ayuda, por ejemplo, la elaboración de un presupuesto previo en el que limite el gasto que se puede realizar sin poner en peligro la economía doméstica o distinguir entre compras las justificadas y las que no lo están. Utilizar un presupuesto prefijado y con disciplina ayudará a ese respecto.
Además, al ir de compras conviene llevar una lista de los artículos que queremos adquirir y se recomienda evitar comprar en momentos de euforia o desánimo, ya que determinadas situaciones psicológicas favorecen la compra irracional.
También es importante ser consciente de que la reducción en el precio de algunos productos no conlleva la reducción en el precio de todos, no dejarse llevar por las tentaciones, controlar lo que se gasta –se puede utilizar una calculadora para sumar cada nuevo producto que cae en el carro– y no sentir vergüenza por salir sin comprar nada.
En el caso de los juguetes, una buena medida es la adquisición de artículos que no contengan pilas ni requieran el uso de electricidad, y, si esto resulta imposible, habrá que asegurarse de apagar los juguetes cuando no sean utilizados por los pequeños o controlar el tiempo que pasan “enchufados”.

Por último, conviene evitar las compras de última hora, cuando los precios están más caros y las aglomeraciones hacen que se hagan las compras de forma rápida y descuidada. Recurrir al transporte público en lugar del vehículo privado, no siempre fácil de aparcar; aprovechar las rebajas para comprar lo que no sea estrictamente necesario y saber con certeza qué es lo que queremos, son también factores clave para que la Navidad sea realmente una época de fiesta y felicidad.
Las compras compulsivas como patología

El ansia por comprar puede jugarnos malas pasadas. Lo que empieza siendo un placer se convierte en una auténtica pesadilla cuando se hace compulsiva y nos lleva a endeudarnos. Para conseguir paliar sus devastadoras consecuencias, se impone un cambio de hábitos. Un cambio de los comportamientos habituales que van más allá de una mera declaración de intenciones.

Nuestros gastos superan nuestros ingresos.

No sabemos en qué se nos va el dinero. Llenamos los armarios de compras inútiles que no utilizamos. Hacemos compras de las que luego nos arrepentimos. Recibimos el extracto de la tarjeta de crédito y nos asustamos con el volumen de gasto que hemos generado. Es cuando comenzamos a tomar conciencia de las dificultades. No podemos recordar dónde y cuándo hicimos el gasto... Éstas son algunas señales de alarma que nos indican que gastamos demasiado. Aunque en nuestra sociedad actual el comprar por el placer de comprar es algo habitual, los psicólogos coinciden en afirmar que se trata de una patología que muchas veces esconde desórdenes del comportamiento: una personalidad caprichosa, baja autoestima, ansiedad, deseos de ser admirados, envidiados y deseados, de mejorar socialmente.Según el Informe Europeo sobre adicción al Consumo, una tercera parte de los ciudadanos de la UE tiene serios problemas de autocontrol y entre el 1 y el 5 por ciento, son adictos a las compras. Lo que en un principio parece ser un acto voluntario y sin consecuencias graves, puede crear situaciones conflictivas: endeudamiento, ruptura del equilibrio personal y familiar, crisis de pánico. E incluso, llegar aún más lejos, si quedamos atrapados en esta conducta repetitiva y terminamos creando una auténtica adicción. La mayoría de las veces se debe simplemente a hábitos que hemos aprendido y que también podemos aprender a modificar para poder vivir de una manera que nos permita gastar nuestro dinero de una forma sensata.
Cambio de hábitos

Este cambio de hábitos pasa, en primer lugar, por buscar conductas alternativas. Si, por ejemplo, nos hemos acostumbrado a pasar las tardes mirando tiendas de ropa por huir de la soledad o combatir el aburrimiento, una solución sería apuntarse a un curso o practicar algún deporte.También es importante marcarse objetivos intermedios y realistas. De nada sirve decir: “No vuelvo a entrar en una tienda”. Si estamos acostumbrados a gastar medio sueldo en ropa todos los meses, poner un límite razonable a nuestro presupuesto en ese apartado. Disfrutaremos más y mejor con las compras realizadas. Ayuda igualmente, no dejarse llevar por el impulso del momento: si vemos un objeto que nos gusta, no comprarlo en el acto. Darnos unos días y si nos interesa de verdad, volver a comprarlo. Los consumidores suelen comprobar que una vez fuera del establecimiento, han olvidado su deseo de comprar. El uso de un talón que facilita mucho el pago y a veces evita el goteo que se genera cuando se lleva dinero en efectivo en el bolsillo, se debe procurar, en la medida de lo posible, no pagar siempre con la tarjeta de crédito. Uno de los peligros de la tarjeta es que provoca un oscurecimiento del gasto y lleva a la falta de recuerdo de la compra.
Distintas Terapias:  de inundación y otras

Hay muchas formas de luchar contra las compras complusivas. Un procedimiento que se utiliza para algunos casos es “de inundación” y que se utiliza en las terapias de grupo con personas que tienen una gran adicción a pasar largas horas en los centros comerciales. Consiste en una exposición intensa y prolongada a los estímulos, impidiendo la respuesta que se quiere evitar (en este caso, las compras compulsivas). No esta demostrado aún cientificamente su eficcacia, pero si se ha podido constatar su utilidad en muchos casos.
Tambien se ha posido demostrar como el aprendizaje de técnicas de autocontrol mejora ostensiblemente la respuesta ante estos impulsos irrefrenables. La pareja o amigos pueden servir también de apoyo o ayuda para salir adelante, primero tomando conciencia del problema y posteriormente poniendose en manos de un buen especialista.    

8 comentarios:

El Divan Digital dijo...

¿crees que la compra compulsica y la inteligencia emocional guardan relación? ¿crees que el ser más o menos impulsivo está ligado al autocontrol tal y como manifiesta GOleman?

Estoy hablando de ello en el Diván Digita y para mi sería de gran interés tu respuesta.

Gracias por este post tan interesante. Te invito a visitar el Diván. Saludos.

Psicólogo dijo...

Hola! Gracias por tu comentario. Efectivamente guardan relación. A mayor inteligencia emocional menores trastornos compulsivos. Hay más autocontrol. Y con ello te respondo a la segunda parte: Si hay más autocontrol, hay menos impulsividad. El control de los impulsos está ligdo al refuerzo inmediato, a la búsqueda de placer inmediata. El autocontrol de los impulsos está ligado a la recompensa diferida. Visitaré tu portal... y lo comentamos. Espero tu enlace a esta WEBLOG....Gracias. JFD

Anónimo dijo...

Buenas tardes Juan Francisco:
Supongo que esto es como todo en la vida , es cuestión de planificarse y saber hasta donde se puede llevar, con lo que como muy bien apuntas una lista es fundamental, y !a pesar de eso siempre se cuela algo mas¡.
Creo que es una de las adicciones de nuestro tiempo, en la que todos en algún momento nos hemos caído, ya que estamos insertos en una sociedad que nos conduce a ello, pero lo importante es darse cuenta a tiempo y no dejarse llevar.
Esta noche van a emitir en la 2, a las 22:00h,un Documental llamado: 'Comprar, tirar, comprar'. Hace mucho tiempo, los productos de consumo masivo se fabricaban para durar. Pero hacia la década de 1920, un grupo de empresarios se dieron cuenta de que cuanto más duraban sus productos, menos dinero ganaban ellos.
Espero que sea de tu interés.
Un saludo de una Guadalinfera de Sevilla.

psicologo madrid dijo...

uf, estupendo articulo

psicologo en madrid dijo...

explendido post, añadido a favoritosa :)

Psicologo en madrid dijo...

gracias por la data me viene muy bien para unos casos que tengo para la universidad, y felicidad por el blog!

julieta villegas dijo...

Hola nada mas decirle que he enlazado su blog al mio http://unchatparaelalma.blogspot.com ya que su pagina es excelente y de mucha ayuda. Felicidades por su valioso trabajo.

Anónimo dijo...

Hola.
Muchas gracias por explicar de forma clara los motivos sicologicos y "comerciales" de las compras compulsivas. Y por algunas ideas de como evitarlas.

Siempre he tenido un poco de dificultad para llegar a fin de mes logrando ahorrar algo. Pero desde que mi hija con retraso recibio el diagnostico de autismo atipico me gasto mas de lo normal en terapias que no cubre la seguridad social y no estan "cientificamente probadas" pero reconocidas en muchos sitios serios de internet sobre autismo. Solo pruebo metodos que no tengan criticas negativas en contra porque no quiero arriesgar a mi hija solo para que avance.

Tambien he aprendido mucho sobre alimentacion mas sana, evitar azucares y quimicos lo mas posible, pero tambien alimentos sanos que sustituyen los que no consume por multiples alergias. Casi todos son caros y aunque lo ideal seria tener una ayuda del gobierno, es tan poca que resulta ridicula y no cambia la situacion.

Aceptando que no voy a tener mas ayuda del gobierno y si quiero seguir alimentando mejor a mi hija, solo me queda reducir mas otros gastos. Sus consejos pueden ayudarme bastante, pero dudo que se compense lo caro de otras terapias a las que la llevo un mes si y otro no. No son las mas caras, pero me afectan mucho y quedo sin dinero a mitad de mes. Se que hay que vivir dentro de las posibilidades reales, pero es muy dificil renunciar a una esperanza de mejora cuando tu hija tiene tantos problemas (retraso, alergias, asma, dermatitis).

Tiene alguna idea de como puedo sobrellevar todo esto mejor? No se como elegir entre el bienestar de mi hija mas desfavorecida y el del resto de la familia. Quizas ir mas despacio, pero parece que el autismo se cura mejor cuanto mas rapido se actue. Es algo que no quiero dejar de hacer, pero perjudica a todos en otras cosas.